Soy PUTA ¿y que?

HOY ES MI DÍA

Hoy es el dia de las Señoras Putas
Y si tú nos quieres disfrutar
Si no lo pagas
No verás nada.
Si tú pagas seré tu “gran amor”
Señor cliente seré tu salvación
Yo te escucho y te atiendo
Se ruborizarte, se hacerte gemir con un misero toque.
Por un precio Te hago el amor.
Pero el dinero no lo hace todo
Por mucho que Pagues el No es No.
No quiero esas asociaciones
No quiero que me redimas
Es el trabajo más antiguo de la historia.
Desde la antigua Grecia
Hasta la actualidad
No busco que me redimas
Cada asociación tiene un precio
Y nosotras tenemos el estigma
Ya tuve mama y papá.
Y follando disfrutamos mucho más.
Lo que hacemos no es explotación
Y vosotros nos queréis redimir
Para ponernos a trabajar
En un trabajo esclavo,
Con el cual casi no llegamos a fin de mes.
No queremos proxenetas
No queremos trata
QUEREMOS LIBERTAD,
poder en un futuro podernos jubilar.
Ya es la hora de que se escuchen nuestras voces
En esta sociedad.
Ya es hora de que los putos salgan a La Luz
La prostitución masculina también existe
Aunque no sea tan sonada
No se vende en los medios
Se hace creer que no existe
No nos pueden vender como victimas
Si no que somos unos viciosos
Existimos desde siempre
En Esparta ya estábamos presentes
Pero este siglo XXI
Nos ha anulado.
Todas somos putas
No somos niñas malas
No somos delincuentes
No somos esas personas hipócritas
Que no saben disfrutar
Que prefieren “salvarnos” antes que follar
Escuchar bien alto
Vendemos nuestro tiempo ,no nuestro cuerpo.
Señoras y señores vivimos del sexo y nos gusta eso.
Atentamente una Señora Puta.

                   

Fdo:Leo Thunder

Dos de Junio del 1975, el día que las putas desafiaron al mundo.

Hoy lo que quiero defender es algo muy feminista, porque soy feminista aunque sea de la corriente de la cáscara amarga, “En mi cuerpo mando yo” y para que esto sea cierto he de ser yo quien tenga el control de mi vida y mi destino, y esta frase no tiene matices, “En mi cuerpo mando yo pero…..” “Hay que poner límites a lo que tenemos derecho a hacer porque perjudica la causa”, tan de moda en ciertas corrientes del feminismo, (Puedo abortar pero no puedo ser puta voluntariamente porque al parecer me hace cómplice de la violencia machista).

Hoy dos de Junio celebramos el día internacional de las trabajadoras sexuales. Hace hoy 42 años que nuestras compañeras francesas se rebelaron en Lyon, nuestras compañeras tomaron pacíficamente la iglesia de Saint-Nizier de Lyon, hartas de la violencia y la represión policial.

Este encierro fue el germen del movimiento de las prostitutas de todo el mundo. Enviaron un texto a la prensa cuyo título era “Chicas a alegres a la casa del señor”.

Una de sus líderes, Ulla declaró “Esperamos nuestra libertad en tanto que mujeres tal y como somos, y no tal y como queréis que seamos para tranquilizar vuestra conciencia (…). No tengáis miedo: esta liberación no supondrá automáticamente una proliferación de las prostitutas. A no ser que nosotras, las mujeres, seamos todas chicas a las que únicamente reprimía el miedo a la policía”.

En aquellos días la población de Lyon se solidarizó con ellas, los vecinos les llevaban café y comida.

Protestaban contra el abuso y represión policial, llegaron a interpelar al presidente de la República francesa, Valery Giscard D’Estain, del que reclamaban como presidente de los franceses y por tanto de las prostitutas francesas también y a la secretaria de estado de los asuntos de la mujer François Giraud que cesara la persecución policial de las prostitutas.

En aquel entonces una prostituta era castigada con una multa de 160 francos, (al cambio actual de 2017 unos 170€) y dos semanas de cárcel por el mero hecho de hacer un gesto sospechoso que pudiera interpretarse como captación de clientes. Lo más interesante es que en 1975 la prostitución en Francia no era delito, aunque si su manifestación pública

El párroco de Saint-Nizer se negó a expulsar a estas mujeres de la iglesia, debido a lo cual recibió amenazas e insultos por parte de la “gente de bien”.

En una carta dirigida al Arzobispo de Lyon, las prostitutas dijeron, “La gente quedará sorprendida probablemente y usted también, ¿pero pueden pensar los católicos que hay mujeres sucias y que una iglesia no puede servir de refugio para las prostitutas?”.

El día 4 de junio las prostitutas encerradas fueron conminadas a abandonar la iglesia antes del mediodía o serían desalojadas por la fuerza, ellas desoyeron las amenazas.

A pesar de las amenazas, al día siguiente se unieron al encierro prostitutas de Marsella, Montpellier y Saint Etienne. El alcalde de Lyon declara a la prensa que “La ley es hipócrita y hay que cambiarla”.

Por su parte, la secretaria de Estado de la condición femenina, Françoise Giraud se lava las manos diciendo que las demandas de las prostitutas no corresponden a su departamento y deben ser dirigidas al ministro del interior Michel Poniatowski

El 7 de Junio son ocupadas las Iglesias de París, Montpellier, Tolouse, Grenoble, Marsella y las prostitutas de Niza declaran una huelga de aceras.

El día 10 de Junio fueron expulsadas por la policía de todas las iglesias ocupadas por orden del ministro del interior alegando problemas de orden público

Queremos vivir como todos los trabajadores, Ayudadnos a cambiar nuestra condición y a ser libres.” Fue el último comunicado antes de la expulsión.

— Fuente: Agencia EFE

Epílogo

El ministro del interior interviene por la radio para justificar la expulsión, desde los estudios de France Inter declara que, “La marcha de las prostitutas es un gran negocio que mueve mas de 6.000 millones de francos”, después de comparar estas cifras con las que mueven las carreras de caballos, declaró que estas ocupaciones habían sido organizadas por proxenetas y afirmó tener conocimiento de que pretendían ocupar Notre Dame en París

El encierro duró una semana y su ejemplo se extendió como un reguero de pólvora entre las prostitutas de París, Montpellier, Tolouse, Grenoble, Marsella y Niza, llegando a cruzar el océano donde las prostitutas de Medellín en Colombia se pusieron de huelga.

Hoy, 2 de Junio de 2017

La situación represiva no ha variado mucho de 42 años atrás, no obstante comenzó un movimiento asociativo y solidario entre las prostitutas en los años 90 del pasado siglo.

Se continúa tutelando a las putas, como si fueran menores de edad, buscando su redención, sin ofrecer alternativas realistas. Se ofrecen cursos de costura, cuidado de ancianos y si aceptas eres una buena chica y si no aceptas eres lo peor de lo peor

¿Cómo se desacredita la prostitución voluntaria?

Por un lado se nos presiona con las estadísticas

¿Cuantas veces hemos oído decir que el 90% de las prostitutas está “en situación de trata”?

La ONU es mas benévola, sólo habla de una de cada siete prostitutas está “en situación de trata”.

¿Con estos mimbres cómo puede haber una persona sensata puede tener una visión objetiva prostitución?

Sea como sea tenemos un problema muy gordo con las estadísticas sobre la experiencia vivencial de la prostitución en España, simplemente no existen y no existen porque sencillamente no interesan, y las que existen son tremendamente negativas porque proceden de atestados de las fuerzas de seguridad del estado.

No dudo de la veracidad y rigurosidad de dichas estadísticas aunque sobre ellas pesa un tremendo “pero” a saber, que sólo se levantan atestados sobre hechos dolosos, porque un atestado es lo que es, un informe sobre un delito o incidente doloso y si se saca una estadística donde la totalidad de la población muestral procede de hechos delictivos el resultado final es más que predecible.

No puedo mas que recordar lo que mi profesor de estadística me dijo sobre como viciar el resultado de una encuesta.

Alla, a finales de los años 40, en plena España franquista, preocupado el gobierno sobre si la población española pasaba hambre encargó una encuesta. Se hicieron miles de encuestas telefónicas a domicilios particulares donde se preguntaba a la gente cuanta leche, carne, pan, pescado y huevos consumían al mes.”

Ni que decir tiene que el gobierno de aquella época salió mas que contento con los resultados, en aquella España de las cartillas de racionamiento nadie pasaba hambre. Vamos que se vivía de puta madre, (“puta madre”, vaya hombre curiosa expresión).

¿No notáis nada raro?, os aseguro que nadie mintió ni se maquillaron los datos. Y sin embargo había hambre en España, ¿Hubo censura? No en absoluto.

He aquí el problema, “encuestas telefónicas a domicilios particulares”. Cuando no tienes para comer no tienes teléfono en tu casa y menos en una época donde tener un teléfono en casa era un lujo, se eligió mal la muestra. Punto

Lo mismo pasa con las estadísticas basadas en atestados policiales. ¡Necesitamos estadísticas fiables!

Tácticas buenistas

No vamos contra las chicas dicen, persigamos al cliente no a ellas, pobrecitas.

Se lanza a la policía a por el cliente, se multa al cliente y se le identifica, ¡Genial!, ¿Seguro que no va contra nosotras?, Cortarnos la entrada de ingresos y matarnos de hambre para que desistamos ¿No va contra nosotras? ¿Seguro?

Cuando las tácticas buenistas no son suficientes

Se acabó, vamos a salvarlas sí o sí, ordenanza municipal al canto, multa para clientes y prostitutas. El resultado final es maravilloso, nos alejamos de las ciudades, los ayuntamientos pueden sacar informes diciendo que están erradicando con éxito la prostitución. ¿Y nosotras que?

Cada vez más alejadas de las ciudades, mas invisibilizadas y corriendo mayores riesgos nuestras vidas.

Se fomentan guerras entre personas

Volvamos al tema de los trabajos precarios, cuidadores de personas mayores, servicio doméstico, etc.

Puedo comprender la utilidad de ofrecer salidas basadas en trabajos precarios. Hay demasiadas personas que por las circunstancias, sea por pobreza o las circunstancias que sean, han acabado en la prostitución; si este trabajo les va a causar un sufrimiento insoportable, ya que hay razones mas que justificadas tales como no soportar tener sexo con desconocidos, soportar el peso del estigma de los estigmas, soportar el que dirán, sentir vergüenza, sentirse usada y hundida. Si se les ofrece un trabajo aunque sea precario. ¡Deben cogerlo!, sin ninguna duda.

Ahora bien, esta no es una solución universal, el aceptar una salida depende de las circunstancias personales de cada persona, ya que tan digna es la persona que quiere salir de la prostitución como la que quiere quedarse. No podemos dividir las personas en buenas chicas y en viciosas. Esto es tremendamente injusto. ¡No a la guerra entre buenas y malas mujeres!, cada una de nosotras tenemos nuestras necesidades y nuestros tiempos.

Se retuerce el lenguaje

Lo políticamente correcto es hablar personas “en situación de prostitución” y el cliente “prostituidor”. Este juego de palabras no es inocente. Literalmente veamos que significa.

Si yo estoy en situación de prostitución no soy una prostituta, sino alguien que es prostituida. Es decir que en cualquier caso si ejerzo la prostitución soy una persona forzada aunque sea mi decisión voluntaria, así que me etiquetan y me retiran el uso de razón, soy una persona que debe ser tutelada.

Cuando insisto en que quiero continuar siendo una puta

Si todavía insisto mi palabra pierde todo su valor, si me va bien no soy una puta, soy una prostituta de lujo, mi experiencia no tiene valor, todo el mundo sabe que el 90% de la prostitución es trata. ¡Ah, la dichosa estadística que nadie sabe de dónde ha salido ataca de nuevo!

Vuelvo a insistir en que soy puta voluntaria

¡Ahora me llaman proxeneta!

Fdo: V.M.